Tecnologías de la Información: Hacia una Salud sin Papeles

sdhakdjakhaf.jpg

Fichas clínicas electrónicas, telemedicina y mejoras en la administración son algunos de los beneficios del desarrollo de tecnologías de la salud.

Mayor eficacia en la prescripción de tratamiento, evitar la duplicidad en la solicitud de exámenes , acceso rápidoy oportuno a la información médica para realizar mejores diagnóstico, además de ahorro de costos, más eficiencia e incrementos de la productividad son sólo algunos de los beneficios que tiene la irrupción de las tecnologías de la información en salud tanto para los pacientes como para los centros de atención respectivamente.

Es que, una sociedad tecnlogizada como la actual, resulta lógico la migración de procedimientos que antes tenían como soporte el papel de la digitalización. Y el ámbito de la salud no es la excepción.

De ahí que sean cada vez más los centros de atención de salud públicos y privados que implementan soluciones tecnológicas que tienen como finalidad entregar una prestación sanitaria de mejor calidad a la población.

Ventajas

En este sentido, Jaime Soto, secretario general de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI), afirma que la incorporación de las TI a la salud impacta positivamente tanto en las tareas administrativas como en aquellas netamente clínicas, además de representar evidentes beneficios para los pacientes.

“Las TI, en las tareas netamente administrativas de un recinto, permiten facturar, hacer cobros correctos, mantener un portal y también mail de la institución; en la administración clínica, se pueden agendar horas, recordarlas, hacer la admisión de los pacientes, conservar sus datos personales”, asevera.

Asimismo, las TI en salud han dado paso a la ficha clínica electrónica, que no sólo contiene síntomas, diagnósticos y exámenes solicitados, sino que también almacena datos como recetas de medicamentos y posología de los mismos.

“Con esos quehaceres, básicos por estos días, se aumentan la eficiencia, rapidez y productividad de un recinto de salud, lo que permite que la atención y el recurso se centren en el paciente -como debe ser- y en brindarle una mejor y oportunidad atención, sin perder valioso tiempo”, explica el secretario ejecutivo de la ACTI.

En efecto, las TI también aren paso a la telemedicina, que permite -por ejemplo- a pacientes que viven en zonas que no cuentan con especialistas, acceder a la opinión de uno sin tener que recorrer grandes distancias.

“Tenemos médicos que monitorean virtualmente a sus pacientes, ya que -por ejemplo- no pueden llegar a todos los rincones del país y hay pacientes que requieren del soporte de un especialista”, agrega.

En análisis es compartido por Francisco Parra, ingeniero de sistemas senior de soluciones de Salud Cisco Chile, quien asegura que la geografía de un país como Chile “limita muchas veces la posibilidad de la interacción con los especialistas de la salud”.

Desde Worldwide Chile, su key account manager, Pablo Toro, afirma que el desarrollo de tecnologías en el sector salud está enfocado en “reducir los costos y aumentar la productividad, y, junto con esto, aumentar, la calidad del servicio hacia los pacientes y sus familias”.

Así, la incorporación de las TI en salud permite -añade- que “los usuarios mejores su calidad de vida y exista un mayor control de prevención y seguimiento de enfermedades”.

Los beneficios también dicen relación con la capacidad de almacenamiento de la información, que es mucho mayor cuando se trata de documentos digitales m que además están protegidos ate situaciones como incendios, terremotos, inundaciones y otros imprevistos.

Desafíos

Un aspecto clave es el resguardo de la información, considerando que se trata de datos sensible. Desde ACTI, Jaime Soto asegura que la seguridad de la información del paciente es clave, por lo que “debe ser reservada y preservada, pues se trata de su privacidad”.”

“Esto debe tratarse como un elemento para mejorar la calidad en las prestaciones asistenciales, para orientar el trabajo de investigación y gestión de los servicios de salud”, señala.

En la misma línea, Francisco Parra-de Cisco Chile- explica que la seguridad de esta información es “el punto crucial en salud, ya que lo que se está manejando es privado y está regido por los derechos y deberes que el paciente debe tener”.

En ello se basa -agrega Aisén Etcheverry, directora ejecutiva del Comité de Transformación Digital- “la confianza en el sistema”.

Con todo, aún resta, se está avanzando, con financiamiento de Corfo, en los primeros muestreos para interoperabilidad. Etcheverry explica que junto, con Fonasa, “estamos desarrollando el primer piloto de interoperabilidad pública-privada, de acuerdo con estándares internacionales a nivel nacional”.

Así surge “Cuenta Médica Interoperable”, proyecto coordinado por Fonasa, Salud + Desarrollo y CENS, que busca lograr trazabilidad financiera y sanitaria de los pacientes y que involucra prestadores públicos y privados, como Megasalud, Clínica Dávila, Clínica Indisa, Bupa, y los servicios de salud de Araucanía Sur, Talcahuano y Maule.

“Interoperar nos va a permitir agilizar los procesos de atención, mejorar la información disponible y generar competencia en los mercados. Queremos mejores proveedores, más competitivos para mejorar la economía, pero sobre todo para mejorar la experiencia de los pacientes”, asevera.

Fuente: La Segunda